Ghana incorpora en su sistema público de salud un programa de vuelos teledirigidos que abastecerá de medicinas a 12 millones de personas, casi la mitad de la población

Farida se ha convertido en la bebé más famosa de Ghana por un día, aunque ella, a sus cuatro meses de vida, no tiene ni idea de la atención que ha atraído por algo tan rutinario, y para ella doloroso, como un pinchazo en el muslo. La niña comparte los brazos de su madre, Sania Mama, con su gemelo Farid. «Están bien de salud, he venido al hospital para vacunarlos», explica la progenitora. Van a ser inmunizados con la pentavalente, un combinado que protege de cinco enfermedades: la difteria, el tétanos, la tosferina, la hepatitis B y el Haemophilus influenzae de tipo B, que causa neumonía y meningitis. Sentada en un banco de madera a la sombra, Sania aguarda con sus dos hijos y una amiga a que llegue su turno en una de las salas de espera del hospital público de New Tafo, en el distrito este de Ghana.

Durante los últimos coletazos de abril se celebra en todo el mundo la Semana Mundial de la Inmunización para promover las vacunas como herramienta para evitar enfermedades que cuestan incluso la vida. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que si se mejorara la cobertura mundial podrían prevenirse 1,5 millones de muertes, pero lo cierto es que en 2017, aún 19,9 millones de lactantes se quedaron sin protección.

En estos días de celebración, New Tafo está en el foco de todos los medios de comunicación nacionales y algunos internacionales porque en este hospital se muestra por primera vez la puesta en marcha de una nueva estrategia del Gobierno: la incorporación de drones al sistema público sanitario para realizar envíos de medicinas y sangre a todo el país. Por semejante novedad en Ghana, hoy es noticia Farida, la primera niña inmunizada con una vacuna enviada con un dron.

Este nuevo sistema coloca a Ghana, un país de 29 millones de habitantes situado en el Golfo de Guinea, como el primero del mundo en desplegar la mayor red de envío de medicamentos mediante vuelos teledirigidos, advierte el doctor Anthony Nsiah-Asare, director general del Servicio de Salud de Ghana. Así se expresa en una entrevista con EL PAÍS y otros medios durante un viaje de prensa organizado por la Alianza Global para la Vacunación e Inmunización (GAVI, por sus siglas en inglés). Desde ahora, se podrán entregar hasta 148 medicinas distintas, entre ellas 12 tipos de vacunas, así como sangre y derivados.»Es un sueño hecho realidad», afirma el mandatario. «Vamos a realizar envíos a cada rincón de Ghana, vamos a ahorrar dinero y a salvar vidas». Palabras que apoya el doctor Seth Berkley, CEO de Gavi. «Este es un desarrollo emocionante que garantizará que no dejemos a nadie atrás y nos ayudará a proteger a más niños que viven en áreas remotas contra enfermedades prevenibles por vacunación».

Los cuatro centros de abastecimiento operarán 24 horas al día, siete días a la semana. Cada uno de ellos está equipado con 30 drones que hará entregas a 2.000 hospitales y ambulatorios que atienden a 12 millones de personas, casi la mitad de la población del país. Según Zipline International Inc., la compañía de logística californiana que ha impulsado este sistema, los cuatro centros juntos pueden realizar hasta 600 vuelos de entrega por día y cada dron es capaz de transportar 1,8 kilos de peso con una autonomía de 160 kilómetros. Con esta infraestructura se cubrirá alrededor del 80% del territorio del país. La idea es que con los años se amplíe y se llegue a la cobertura total.

Esta red de aviones no tripulados se ha integrado en la cadena nacional de suministro de atención médica en Ghana y, además de ayudar a prevenir el desabastecimiento de vacunas en los centros de salud, ahorrará costes en el transporte porque solo hace falta electricidad para cargar las baterías de los drones. Por otra parte, los envíos se realizarán por encargo, es decir, únicamente cuando se necesiten medicamentos, con lo cual se evitará que las medicinas caduquen en los hospitales.

120 drones realizarán entregas a 2.000 hospitales y ambulatorios las 24 horas del día

Su aplicación más anhelada, no obstante, es en urgencias. Dos días antes del lanzamiento oficial de esta estrategia, en el hospital de New Tafo ya se salvó la vida de Charles Coffie, un hombre de 44 años que ingresó tras sufrir un accidente de motocicleta. Hubo de entrar a quirófano y en 20 minutos los médicos tuvieron a su disposición dos bolsas de sangre que fueron transfundidas inmediatamente al paciente. Antídotos contra veneno de serpientes o antirrábicos son otras medicinas que suelen necesitarse de manera urgente y no siempre están disponibles.  «Creo que este sistema nos va a ayudar a reducir la mortalidad materna, pues una de las cosas imprescindibles para conseguirlo es tener los productos y medicamentos necesarios en el momento necesario», afirma el doctor Kobna, director del hospital. «Hablo de sangre y derivados, así como medicamentos como el ácido tranexámico para detener hemorragias, por ejemplo, en mujeres que han dado a luz». Este médico afirma que hasta ahora los pedidos tardan como mínimo dos o tres horas en llegar. Más de 150.000 mujeres mueren por hemorragia al dar a luz cada año, el 99% de ellas en países en desarrollo, según la OMS.

Ghana es una de las democracias más sólidas de África subsahariana y está viviendo un desarrollo espectacular en distintos ámbitos: En 2011 fue el segundo país que más creció tras Qatar y su PIB creció al 8,1% en 2017, pero tiene retos urgentes por delante, como dejar de depender de las importaciones o reducir ese 23% de población que vive con menos de un dólar al día.

En el ámbito sanitario y, en concreto, en el de la vacunación, los logros también son equiparables a los desafíos: al adherirse a los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2015 se comprometieron entre otras metas con la número 4: reducir la mortalidad infantil. Y si bien el país lanzó su primer plan de vacunación en 1978, la mejora en la cobertura ha sido notable desde que en 2012 implementaran el Plan Mundial de Vacunación de la OMS. Ya se ha logrado inmunizar a más del 90% de los niños de la mayoría de enfermedades peligrosas pero prevenibles con vacunas, según datos de la propia OMS y de Unicef de 2017, pero esta última organización también indica que la tasa de mortalidad de niños de menos de cinco años ha pasado de los 126,5 por cada 1.000 nacidos vivos de 1990 a los 49,3 de 2017. Por comparar, en España son 3,3 por cada 1.000.

En el mencionado Plan Nacional de Inmunización 2015-2019 se mencionan algunos de los problemas que deben solventarse para mejorar la cobertura inmunitaria. Entre ellas se incluyen la dificultad de obtener servicios sanitarios en zonas de difícil acceso (especialmente, islas y comunidades lacustres) y las infraestructuras inadecuadas, pues no toda las carreteras ghanesas están pavimentadas y en época de lluvias algunas se hacen intransitables. «Durante una campaña reciente de fiebre amarilla y sarampión vimos que los agentes de salud comunitarios tenían que cruzar un río casi desbordado con unos 20 niños para que fueran vacunados en la otra orilla. Eso solo lo hace alguien muy comprometido, y es muy peligroso. Ahora podremos llevar los drones con la mercancía y vacunar a los niños sin peligro», ejemplifica Nsiah-Asare.Al menos estos se pueden solucionar con el uso de drones.

El uso de drones con fines humanitarios, y en concreto sanitarios, no es nuevo. Vanuatu pasó a la historia en diciembre de 2018 por ser el primer país en el que se mandó una vacuna a una zona remota, según confirmó Unicef. En Ruanda, sin ir más lejos, Zipline envía el 65% de la sangre que se transfunde en el país desde 2016. Pero en este caso, Ghana es pionera por ser la primera vez que se brinda un servicio regular y estructurado para todo el país «llueva o haga sol», tal y como describen los de Silicon Valley.

Mientras que el Plan Nacional de Vacunación preveía un presupuesto de 264 millones de dólares para toda la cobertura de vacunación del país entre 2015 y 2019, de los cuales Gavi aportaría el 54% (142 millones), en esta estrategia nacional con drones el Gobierno pagará a Zipline 12 millones de dólares para que preste el servicio durante los próximos cuatro años. La iniciativa, que también ha sido apoyada por Gavi, la Fundación UPS, la Fundación Gates y los laboratorios farmacéuticos Novartis y Pfizer, se aprobó en el Parlamento con 102 votos frente a 58 a pesar de las críticas del principal partido de la oposición, que cree que el país tiene necesidades más urgentes que esta, como por ejemplo ambulancias. Según la BBC solo hay 55 en todo el país.  

En medio de todo el revuelo, Farida mira sin mucho interés a las docenas de periodistas congregados a su alrededor cuando la enfermera Gladys se dispone a inyectarle la vacuna pentavalente. Minutos antes del jeringazo, uno de los drones ha sobrevolado el hospital a unos 50 metros de altura y ha dejado caer un paquete sujeto con un pequeño paracaídas en el lugar previsto: un solar rectangular de hierba de unos 30 metros cuadrados. Cuando toca tierra, una auxiliar del hospital recoge la mercancía, la lleva a la sala de espera, donde un grupo de sanitarios la abre y muestra a los reporteros con gran ceremonia todo el contenido. La enfermera Gladis prepara la dosis. y se la inyecta a una desprevenida Farida en el muslo. Ella rompe a llorar, la madre sonríe con cara de circunstancias y acuna a la pequeña. El personal sanitario se enorgullece de la hazaña y mientras, y docenas de flashes inmortalizan la escena.

Con esta presentación, no es de extrañar que al día siguiente de la vacunación de Farida, el lanzamiento oficial de la iniciativa fuera una auténtica ceremonia institucional. Tuvo lugar en el primer centro de abastecimiento que se ha puesto en marcha, el de Omenako, en la región Este, y acudieron el vicepresiente del Gobierno, Alhaji Dr. Mahamudu Bawumia; el ministro de Salud, Kwaku Agyeman-Manu; del rey Okyenhene; el CEO de Zipline, Keller Rinaudo, y multitud de representantes políticos del país y líderes comunitarios. «Ghana tiene que mostrar al mundo que esto es posible, el mundo está mirando», animó Rinaudo durante su intervención.

Música, discursos, vecinos arremolinados en torno a las carpas bajo las que se sentaban los invitados…  Fueron más de tres horas de presentación en las que todas estas personalidades políticas cortaron la consabida cinta para dar por abiertas las instalaciones, observaron cómo los operarios cargaban los drones, cómo estos iban y cómo volvían. Aplausos, suspiros de admiración, y buenos propósitos de futuro para un proyecto que enorgullece al país y que lo pone a la cabeza de la innovación médica. «Nadie en Ghana debe morir porque no puede acceder a los medicamentos que necesita en caso de emergencia», declaró el presidente de la República, Nana Akufo-Addo. “Cada vida en este país es preciosa». Esta vez, Ghana no trata de estar a la altura de otros países desarrollados; en este caso ha tomado la delantera. Ahora le queda por demostrar que es capaz de mantener el sistema en funcionamiento, pero ya ha dado el primer paso.